29 agosto, 2016


· 90'S KIDS ·

Pero ahí estaremos dispuestas a coger nuestro trozo de pastel. 
Oye, que nadie va a ganarnos a salvajes, 
Será una caravana en el desierto. 
Y saldrá de nuestra flaqueza, energía que no teníamos. 

No pararemos a dormir, bailarás, mi rubia, para mí. 
Hoy has vuelto a salvarme la vida y tú sin enterarte, sin enterarte tú, 
Sin enterarte tú. 
Caída libre. 






photography: @burninglow_
total look - Pull and Bear
accesories - vintage
  Que no haya subido vídeo esta semana por problemas anímicos, o por la resaca tan grande que tuve el domingo, me ha hecho dando cuenta de lo cometido que estoy a la causa de empeñarme cada semana en traeros nuevo material. Siempre intentando seguir en esa onda a la que llaman algunos y pese a que semana tras semana intento innovar, a menudo se hace cuesta arriba la forma en la que quizá otros tienen caminos muchos más fáciles que el mío. No quiero llamar a los celos a este juicio en el que nadie les ha dado la palabra. Pero a menudo me encuentro trabajando en lo que voy a hacer lo siguiente y de pronto veo como mi esfuerzo muchas veces no se ve reconocido. No quiero la fama ni el dinero de Pelayo Díaz, por ejemplo, o no aún. Simplemente digo que a veces la vida nos hace esperar demasiado, me he convertido en una de esas chicas que esperan en el baile de promoción a que alguien las saque a bailar y por más que me contoneo desde mi silla, siento dentro de mí que se hará de día, los chicos más apuestos se irán a casa y yo tendré que llamar a un taxi por mi cuenta. Y creedme que esa noche me hubiera puesto mis mejores galas, me hubiera hecho yo misma el vestido y caminado hasta algún High School americano con mi ramillete de flores en la muñeca queriendo decirle a alguien 'hey, mira, lo he hecho yo' pero de pronto nadie entiende el trabajo que conlleva hacer un buen vestido, hacer el patrón y conseguir día tras día coser un poco de ese traje. Muchas veces, ya os he dicho, pienso que igual no estoy haciendo el vestido correcto, que me equivoco, que no debería de asistir a ese estúpido baile de promoción, ¿promoción de qué? Lo que me revienta es ver como otra chica norteamericana cuyos padres tienen bastante más influencia que los míos, se codea con lujosos avances, se encuentra en su camino con tan solo flores y risas, y por supuesto, lleva un vestido que a todos parece gustar más que el mío. El suyo lo han hecho muchas personas que ni si quiera llevan ese reconocimiento, o lo ha pagado con una gran cantidad de dinero, o peor: se lo habrán regalado.
La vida es esa ruleta caprichosa que tarde o temprano nos pone a todos en su lugar, quizá yo hubiera preferido más el temprano que el tarde, pero, ¿qué le vamos a hacer? ¡¿Qué se supone que tengo que hacer?! ¿Ponerle más brillos a mi vestido? ¿Enseñar más carne que el resto? ¿Arrodillarme en el despacho del director? O, ¿seguir trabajando en mi vestido a pesar de que no se lleve el mérito que yo creo que merece? ¿Quién sabe? Cuan caprichosa es esta vida.


the fashion sailor

04 agosto, 2016



· THE MAN WHO SOLD THE WORLD ·

quizá fue el azar de tu piel combinando las ganas que tenía de lanzarme al mar
de tus metáforas y de las mías que estaban de camino
llegando a un destino que no existe o no se espera
corteza del árbol que le abraza aún sabiendo que su destino es caer 
caer y ser remplazada por otra más bonita pulcra nueva
al fin y al cabo es el juego de la vida y corazón
remplazar constantemente lo viejo y dejarlo a la arbitrariedad del futuro que viene
abandonar aunque desaparezca 
por lo que está por venir









pics: fashionsailor and upinthehell
pants, coat- pull and bear
rest- vintage

   El primer día de agosto, el primer día del invierno. Y no se equivocan los viejos refranes de señores que aparecen en el momento justo para comentar el tiempo y romper el hielo de ese silencio en una conversación que posiblemente debería de acabarse. Pero eso es lo que hacemos los humanos, alargar conversaciones con personas que no tienen nada que ver con nosotros con tal de aparentar mientras dejamos escapar entre los huecos de los dedos aquellas palabras ajenas que tanto echaremos de menos. Dejamos siempre ir a personas tan importantes porque creemos que no somos lo suficiente o que sin más creemos que, pese al dolor, no llegará a nada. Puede que jamás lo hiciese pero nuestro problema se basa en que no somos capaces de arriesgar, quizá no todos. Si algo sé de mí mismo es que siempre arriesgo en todo, menos con las personas. Quizá me hayan defraudado tanto alguna vez que es como si tuviese miedo a ir hasta el fin del mundo otra vez por alguien, porque sin más, no quiero volver a hacerlo. La vida más que consejos te da experiencia sobre lo que debes o no debes hacer. Quizá me equivoque y sea una reflexión más pesimista en un día nublado de agosto que no irá a ningún sitio, pero quizá es que esté tan harto de las personas, de decepciones que tengo miedo hasta de empezar de 0. 'Más vale malo conocido que bueno por conocer' entendí este refrán entrando ya en mis 18 años cuando, a pesar de muy corta, no os voy a mentir, repaso mi vida. Aunque no esté de acuerdo, si hay algo malo en tu vida lo mejor es largarlo, aunque no soy el mejor para dar ese consejo. Huir siempre está bien, enfrentarse a los problemas, pero si enfrentarse a ese problema conlleva un desgaste enorme, lo mejor es olvidar, salir, respirar, dejar atrás.

the fashion sailor

28 junio, 2016


·TAKE ME TO THE 90'S·

hay días que se amontonan como las hojas en otoño 
y abrazos que se quedan en el puerto de una ciudad pesquera

hay veces que te besaría y daría la vuelta al casete para seguir haciéndolo 
y volaríamos en un tiempo detenido por los dioses

hay veces que me gustaría cogerte de la mano y dejar de pensarte
y sentir ese tacto otra vez

hay veces que te sueño
y me levanto cansado de echarte de menos











photography @upinthehell and me
tee (camiseta) pants (pantalones) sandals (sandalias) bandana - vintage
wristband (pulsera) - La Señorita
sunglasses (gafas) - Springfield


   Tenía ganas de volver al blog, volver a tener tiempo para escribir y mostraros algo diferente. Actualmente estoy super dentro de esta onda noventera de fotos que parecen analógicas sin serlo, podéis verlo en mi instagram . La verdad es que he aprovechado este día así como un poco nublado para tomarme un respiro, quizá me vaya a caminar cámara en mano y buscar inspiración para mí y para ver si hago algo nuevo este verano. Quizá lo malo que tiene pensar en proyectos grandes es que se depende de muchas personas y soy tan autónomo y cabezón que a mí eso no me gusta nada. Pero ojalá cambiar de aires y traeros nuevas noticias que me apetecen enseñaros. Siempre pendiente de un mail o una llamada, así es mi vida, triste pero cierto. Espero que esa información llegue pronto tanto como para mal o para bien. ¿No odiáis lo incierto? Yo sí. Pero desde luego, no puedo odiar un 'no' porque ese 'no' me acerca más al 'sí' final. 
Hoy os traigo este look de, como dice mi madre, heladero. Estaba harto también de vestir solo de negro con que he decidido romper con esa tiranía y lanzarme a un total white. Espero que os guste. Un beso. 


the fashion sailor