Mostrando entradas con la etiqueta etica. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta etica. Mostrar todas las entradas

21 septiembre, 2016


THE FASHION SAILOR FEAT. 
NOT A KID ANYMORE











total look - pull and bear
accesories-  DIY

   Me he despertado con la fe y la certeza de cada vez nos movemos en búsqueda de un mundo ágil, voraz y terrible en el que si no te comes al resto te comen a ti. 'Ya lo sabemos' me diréis. Quizá esta reflexión venga después de leer alguno de los comentarios que personas me dejan en las redes sociales. Creo que me conocéis ya bastante, sabéis cuáles han sido mis idas y venidas en estos años, y tenéis idea de por dónde me paso esos comentarios. Sabía de algún modo que a medida que crecía en las redes sociales me exponía tanto a las buenas críticas y a los elogios, y también me daba cuenta que comentarios de odio sin humor ni una pizca de constructivismo iban a aparecer a raudales en mis publicaciones. Pero yo planteo la pregunta, ¿es lícito que tu libertad de comentar lo que te plazca a un personaje que publica cosas de su vida hiera a otras personas? Me cuestiono a menudo hasta dónde llega la libertad de una persona y donde su libertad coarta las libertades de las personas que le rodean. En este apartado tendríamos que pensar en el tipo de leyes morales, jurídicas y religiosas, en caso de que las hubiera, que regulan el comportamiento de una persona. Quizá hablar de moral en un mundo en el que la gente se dedica a publicar comentarios de odio tras una máscara que produce el anonimato esté fuera de lugar. Mas yo pienso, ¿qué necesidad hay? A lo mejor hay personas con vidas muy aburridas que tienen que hacer ese tipo de cosas para alegrar su propio día, en ese caso, me daría muchísima pena que su único móvil en la vida fuera entrometerse en la del resto. Denotaría que una persona, para mí sentido de ver la inteligencia como forma de moverse en el mundo y de querer aprender a aprender, no es para nada inteligente. También recaigo una y otra vez en la idea de cuanto más libre es una persona menos lo son los de su al rededor. Se forma este círculo vicioso que no acaba yendo a ningún lado, que se provoca por el egoísmo de una persona. Como os decía, puedes hacer lo que te plazca sin entrometerte en la libertad de otra persona. Mi libertad para pesar lo que me de la gana, mi libertad de hacer y decir lo que quiera, siempre y cuando mis comentarios no hieran a terceros y, por último, mi libertad de poder reírme de mí mismo. Este último punto, reírse de uno mismo, me parece esencial a la hora de hablar de libertad. Pues haber los hay que consideran este un motivo que da alas a introducirse a la mofa. Cuando, a mí parecer, no es así. 
Ojalá algún día comprendamos que la moral y la filosofía tiene tanto que ver en la vida humana como el respirar todos los días y que al igual que este último, hay que ejercitarlas mucho más. Un saludo, os quiere,

the fashion sailor