Mostrando entradas con la etiqueta poetry. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta poetry. Mostrar todas las entradas

31 agosto, 2017

Un año menos que dolernos










El reloj ha vuelto a ponerse a cero y en el cielo nubes tapan el sol tiñéndose de un malva especial. Como si rayos y truenos quisiesen unirse a este principio que marca un final. Como si fuésemos inmortales luchando por un cambio, caminando descalzos, llorando despedidas y mordiéndonos los comienzos. Noches que duelen hasta la espalda y escalofríos que erizan la piel de un sin tacto. Viajes ciegos y promesas que se diluyen en un sorbo de cerveza. Trabajo hasta tarde y velas que se apagan solas. Subir la temperatura con un beso y bajarla con un no puedo. Empezar el año sin hacerle caso al calendario, comenzar de nuevo, marcarse metas. Nervios de última hora y un sin fin de retrasos. Nuevas ocasiones para decirlo. Para decir te quiero, que se nos había olvidado. Pensar en el noviembre que viene, por muy temido que sea. Acordarse de la vuelta del invierno y de sus frías noches solo. No hay incienso que valga cuando el olor a frío inunda una habitación. ¿Y si no te vas? Y si por un segundo alargamos los días que quedan de verano, por probar. Necesito que me digas más sí que no. Los atardeceres empezarán a llegar antes ansiosos de saber si tendremos o no un beso viendo como Madrid se hace noche. Chismes, cotillas, rumores. Si me dijesen hace un año que este viaje sería posible hubiera reído, llorado y me hubiese vuelto loco. Pero en pequeñas dosis ha parecido algo larguísimo. Una locura que no es como otra cualquiera. Llegar a lo más alto de una montaña rusa sin saber cuándo a esta se le antojará caer al vacío sin avisarte. Algún día nos cansaremos de no hacer planes de futuro. De ser los dueños de la improvisación. Nos cansaremos de nosotros tanto que no podremos mirarnos, entonces habrá que poner de nuevo el reloj a cero. Eso es lo que tiene vivir, cambiar y madurar. No creo en infinitos e historias sin punto final. Sí en comienzos, capítulos e incluso trilogías. Algún día recordaré todas las veces que no tuve respuesta, las veces que te vi jugando a esconderte, las veces que en ti hubo tormenta y las veces que no me dio tiempo a atecharme. Pero el reloj ha vuelto a ponerse a cero y estamos a tiempo de escribir un erase una vez. 




24 enero, 2017


maldición 

que maldigo a mi querer que incontrolable te adora
y malditas sean esas golondrinas que me lleven en invierno si vuelves a mis sueños
que no hay hielo suficiente para enfriar ese pensamiento que te tengo
incalmable, caballo salvaje que no conoce más vida que la de su basto andar

que atormentado me despiertan los dioses del silencio cada vez que borrasca apareces
como niebla que borra el pico de esta montaña que crece si te nombra
duelen las palabras que salen de mi boca que buscan furtivas agarrarte
duermo sollozando y navegando en un mar bravío de tu recuerdo

que una y mil veces nombro al señor en vano porque como golpes apareces en mi piel
y te sangro cada anochecer al cielo anaranjado dando mil vueltas en la cama
días que pasan sin apenas lograr pensar en respirar tu olor
y de nuevo maldiciones a esa brisa de viento que te puso en mi destino







abrigo /coat - Zara
pantalón / pant - Pull and Bear
camiseta / tee - Bershka
playeras / trainers - Pull and Bear

post en colaboración con MasCupon
https://www.mascupon.es
no os perdáis esta página, chicos


the fashion sailor