Mostrando entradas con la etiqueta zahara. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta zahara. Mostrar todas las entradas

29 agosto, 2016


· 90'S KIDS ·

Pero ahí estaremos dispuestas a coger nuestro trozo de pastel. 
Oye, que nadie va a ganarnos a salvajes, 
Será una caravana en el desierto. 
Y saldrá de nuestra flaqueza, energía que no teníamos. 

No pararemos a dormir, bailarás, mi rubia, para mí. 
Hoy has vuelto a salvarme la vida y tú sin enterarte, sin enterarte tú, 
Sin enterarte tú. 
Caída libre. 






photography: @burninglow_
total look - Pull and Bear
accesories - vintage
  Que no haya subido vídeo esta semana por problemas anímicos, o por la resaca tan grande que tuve el domingo, me ha hecho dando cuenta de lo cometido que estoy a la causa de empeñarme cada semana en traeros nuevo material. Siempre intentando seguir en esa onda a la que llaman algunos y pese a que semana tras semana intento innovar, a menudo se hace cuesta arriba la forma en la que quizá otros tienen caminos muchos más fáciles que el mío. No quiero llamar a los celos a este juicio en el que nadie les ha dado la palabra. Pero a menudo me encuentro trabajando en lo que voy a hacer lo siguiente y de pronto veo como mi esfuerzo muchas veces no se ve reconocido. No quiero la fama ni el dinero de Pelayo Díaz, por ejemplo, o no aún. Simplemente digo que a veces la vida nos hace esperar demasiado, me he convertido en una de esas chicas que esperan en el baile de promoción a que alguien las saque a bailar y por más que me contoneo desde mi silla, siento dentro de mí que se hará de día, los chicos más apuestos se irán a casa y yo tendré que llamar a un taxi por mi cuenta. Y creedme que esa noche me hubiera puesto mis mejores galas, me hubiera hecho yo misma el vestido y caminado hasta algún High School americano con mi ramillete de flores en la muñeca queriendo decirle a alguien 'hey, mira, lo he hecho yo' pero de pronto nadie entiende el trabajo que conlleva hacer un buen vestido, hacer el patrón y conseguir día tras día coser un poco de ese traje. Muchas veces, ya os he dicho, pienso que igual no estoy haciendo el vestido correcto, que me equivoco, que no debería de asistir a ese estúpido baile de promoción, ¿promoción de qué? Lo que me revienta es ver como otra chica norteamericana cuyos padres tienen bastante más influencia que los míos, se codea con lujosos avances, se encuentra en su camino con tan solo flores y risas, y por supuesto, lleva un vestido que a todos parece gustar más que el mío. El suyo lo han hecho muchas personas que ni si quiera llevan ese reconocimiento, o lo ha pagado con una gran cantidad de dinero, o peor: se lo habrán regalado.
La vida es esa ruleta caprichosa que tarde o temprano nos pone a todos en su lugar, quizá yo hubiera preferido más el temprano que el tarde, pero, ¿qué le vamos a hacer? ¡¿Qué se supone que tengo que hacer?! ¿Ponerle más brillos a mi vestido? ¿Enseñar más carne que el resto? ¿Arrodillarme en el despacho del director? O, ¿seguir trabajando en mi vestido a pesar de que no se lleve el mérito que yo creo que merece? ¿Quién sabe? Cuan caprichosa es esta vida.


the fashion sailor