28 diciembre, 2016


· ACEPTARSE ·









tee, jacket - primark     pants- pull and bear    trainers- vans
photography : @upinthehell
edit: me

  En la vida, en ocasiones, nos encontramos dando palos de ciego al rededor. Navegando entre un sin fin de complejos que nos nublan la vista cada vez que nos miramos al espejo. Creyendo que meter la barriga nos hace mejores y aparentar esos kilos de menos ayudará a nuestra imagen en el mundo. Posando siempre de perfil porque el frontal es muy duro y poniendo ropa ajustada para no parecer más grande. El mundo ya es lo suficientemente duro con nosotros como para que encima lo seamos más. Deberíamos de estar agradecidos durante todo el día de tener lo que disponemos al alcance de una mano. El amor no llega dependiendo de si has engordado o adelgazado más o menos estas Navidades. Las personas no te dejan de querer porque decidas tú mismo que esa ropa no te sienta bien. Vivimos, me incluyo por supuesto, en un mundo superficial en el que todo, hasta las tallas y los cuerpos son una moda. Modas que van y vienen, que cambian y que alternan. Caminamos por la vida sin saber que al final del día una sonrisa puede alegrarle la semana a alguien, ese momento de complicidad que dedicas al chico que te ha parecido guapo en el metro o a la chica que se sienta a tu lado en el autobus. Aceptarse a uno mismo, al fin y al cabo, es quererse, darse cuenta de sus defectos y quererlos porque sin ellos todos seríamos iguales. La diferencia, amigos, da el poder de destacar, nos hace llamativos y, a mi parecer, eso es positivo. Aceptarse conlleva tener la fuerza de mirarse todos los días al espejo y dedicarse una sonrisa, unas palabras aunque resuenen lejos y bajito en la mente. Quizá creemos círculos en nuestra cabeza. Quizá haya días grises de mentes nublosas y borrascas de pensamientos negativos que hacen que esquivemos nuestra imagen en el espejo. Que nos evitemos, que deseemos cambiar. Es normal. Es perfectamente normal. 
  En la vida hay que afrontar y confrontar las malas energías y transformarlas en palabras bonitas que se guardan una tras otra y van creando ese muro de contención que evita que los días grises ganen a los buenos días. Que dejen salir a la gana y paralice la desgana. Que te deje querer y quererte.

the fashion sailor

25 diciembre, 2016



· ENOUGH IS ENOUGH ·










tee, pants - vintage
coat - mango
shirt - h&m
photography: @upinthehell


  Me pregunto qué es lo que ocurre el día que te cansa de esperar la reacción de las personas, cuando te cansas de parecer el bueno y comienzas a vivir y sentir lo que a ti te gusta. Sentir ser libre en tantos aspectos. Me pregunto qué pasa cuando dejamos de esperar finales felices y somos nosotros quien jodemos el final a esos príncipes que van de duros pero que se mueren de miedo por dentro. Me pregunto cuándo me van a preguntar a mí qué es lo que quiero, cuándo me van a dar lo que necesito. Estas preguntas rondan mi cabeza terminando el 2016 con un ansia terrible de ser contestadas en el 2017. Mas me temo que esto no va a ocurrir, Mucho ha de cambiar el mundo y el futuro para que esto sea así. 
Mientras seguirán saliéndome granos en estas fechas por esperar comiendo mazapanes un futuro improbable. 
Como es típico en mí debería de dejar de hablar un instante del futuro y dedicarles unas pocas palabras a esos momentos, que increíblemente, han pasado este año y se han quedado atrás.
He cumplido sueños, lo he hecho. He huido de un hogar en el que el cariño me sobraba pero mis alas se hacían pequeñas con los días. Me oprimía. Madrid me las abre poco a poco, con cautela, no me deja emocionarme falsamente pero me prepara para un montón de cosas. Cada día que pasa me hago más grande y más fuerte y construyo mi persona con cada pasito que doy. 
Me ha dado tiempo de conocer, ver, visitar e incluso de cantar ante cientos de niños en uno de mis más soñados teatro. Inaugurándome en él cómo actor antes, incluso, que como espectador.
Aprendo cada día. Cuando comencé el año temblaba por intentar saber cómo este iba a acabar. No tenía ganas de averiguarlo del todo porque el miedo era tal que me comía por dentro pese a que por fuera seguía una sonrisa. Seguí con pasos, seguí moldeando mi cuerpo, mi cara y mi pelo a mi antojo, como yo me veía mejor, sin dejarme influir por los ojos de otros. Me preocupo menos por los me gustas y más por el esfuerzo y cariño que le pongo a todo lo que hago. Mi mente se abre cada día dejando atrás el viejo miedo a lo nuevo. Mi corazón, también ha cambiado, o lo han cambiado. 
Sí que hoy tengo ganas de saber qué pasará en 2017, tengo muchas ganas. Y por primerísima vez en muchísimo tiempo no tengo miedo de lo que pasará, porque estoy en el lugar correcto. 


the fashion sailor

13 diciembre, 2016


· BLUE ·

otra vez esa ilusión efervescente que dura dos capítulos
el preludio de un historia que jamás tuvo lugar
los suspiros y mi falta de control

otra vez aparece la angustia en mis sueños
lenta y cruda desintoxicación
música lenta, como si las notas te fueran a sacar de mi cabeza

otra vez me miro al espejo, a ese castillo en ruinas que se refleja
porqués sin respuesta
vagan por el nicho de lo que fue

otra vez los pretéritos inundan mis versos
la tristeza la protagonista
y tú el antagonista.









jersey- pull and bear, pantalón - primark cazadora - zara orejeras- vintage


   La vida da tantas vueltas que a veces nos encontramos en el centro de un huracán que no para y de repente nada depende de nosotros mismos sino de otros. Entonces hay que parar, parar y dar un paso atrás. El amor no puede ser quién tome nuestras decisiones, del mismo modo que el destino no puede ser quien domine nuestro futuro; y las casualidades están muy bien pero no para decidir qué haremos.
Una y otra vez me veo movido por fuerzas externas, ataduras que, en ocasiones, elegimos nosotros mismos y que nos devoran un poco de eso a lo que unos ilustrados llamaron libertad. 
Soy de esas personas que consideran que la libertad no tiene nada que ver con la acción sino con la capacidad, capacidad de hacer. Alguien libre es aquel que sabe que es capaz de hacer uso de su libertad sin ser necesario su empleo. En el amor pasa igual, uno ha de saber dónde empieza y acaba su libertad, la cuál varía en cada relación. No todos imaginamos el mismo tipo de relaciones y como tal, cada una evoluciona creando sus propias normas. Es por eso que la libertad en el amor no sea de manual ni esté estipulada en ningún sentido. La libertad podría ser efímera y permutable. El amor, al fin y al cabo, también lo es. El amor, quizá sea aquello que no podemos estudiar ni entender, es incognoscible. En mi opinión, cada vez más. Sin embargo, hay personas que se empeñan en encarcelar el amor y enjaularlo. Pero no. Este sentimiento es doble, es compartido y consensuado. 
Lo bonito del amor es compartirlo, que sea recíproco. Lo bonito es el amor. 


 the fashion sailor